¿Cómo reclamar?

Pueden utilizar los servicios de la Oficina de Consumo de la Diputación de León los consumidores que residen en municipios de la provincia que no disponen de su propia Oficina de Consumo. Puesto que únicamente disponen de OMIC los ayuntamientos de León, Ponferrada, San Andrés del Rabanedo y Astorga, los residentes en el resto de municipios pueden utilizar nuestro servicio.

Para facilitar el acceso al servicio, la Oficina de Consumo tramita reclamaciones formuladas de forma presencial en cualquiera de nuestros puntos de atención al público, o entregándolas en el Registro General de la Diputación, de su propio ayuntamiento o el de cualquier Administración Pública (art. 16.4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas), así como en la sede electrónica de la Diputación de León https://sede.dipuleon.es/ (Catálogo de trámites, Servicios relacionados con ciudadanos, Reclamación de Consumo).

  • Toda reclamación debe formularse por escrito e ir debidamente firmada. Si lo desea, puede utilizar nuestro modelo de reclamación.
  • Deben cumplimentarse los datos de la empresa reclamada y del reclamante, que debe ser el titular del contrato o factura reclamada.
  • Es necesario incluir una exposición clara de los hechos y concretar lo que se solicita.
  • La reclamación debe ir acompañada de toda la documentación correspondiente a la compra o contrato (presupuestos, contratos, publicidad, facturas, tiques etc.).
  • No olvide firmar su reclamación, que puede entregar directamente en nuestra oficina central o en cualquiera de los puntos de atención al público o presentarla en un Registro General de la Diputación, de su Ayuntamiento o el de cualquier otra Administración Pública (art. 16.4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas), o en la sede electrónica de la Diputación de León https://sede.dipuleon.es/ (Catálogo de trámites, Servicios relacionados con ciudadanos, Reclamación de Consumo).

Además, para facilitar a sus clientes la interposición de una reclamación, los establecimientos y empresas deben disponer de hojas de reclamaciones, que entregarán al consumidor a solicitud de este. Cualquier empleado debe tener acceso a las hojas y entregarlas a los consumidores con los datos del establecimiento ya cumplimentados. El impreso consta de original y dos copias autocalcables, una de las cuales quedará en poder de la empresa, llevándose el reclamante los otros dos. El original deberá ser presentado ante la Oficina de Consumo competente según el domicilio del consumidor.