Etiquetado nutricional

Información que aporta el etiquetado nutricional

La indicación en la etiqueta del contenido nutricional de los alimentos adquiere mayor importancia cada día, no sólo porque el consumidor tiene derecho a saber qué contienen los productos alimenticios que compra, sino también porque esta información permite realizar elecciones alimentarias correctas y seguir una dieta saludable y equilibrada. De acuerdo con la legislación de la Unión Europea, el etiquetado sobre las propiedades nutritivas de los alimentos es voluntario, con la excepción de aquellos acerca de los cuales se hagan “alegaciones nutricionales”, es decir, si alguna indicación o algún mensaje publicitario sobre dicho alimento le atribuye de forma explícita o implícita propiedades nutritivas determinadas. En este caso, es obligatorio enumerar los nutrientes de los alimentos acerca de los que se formulen dichas atribuciones. Estas alegaciones deben aclararse en la etiqueta con información más detallada. La información suele encontrarse en una tabla impresa en la etiqueta o, si no hay suficiente espacio, en texto corrido. En el caso de aquellos fabricantes o vendedores que deciden voluntariamente enumerar los nutrientes en la etiqueta, deben seguir determinadas reglas. Se permiten dos formatos. En ambos, el contenido energético del alimento o la bebida debe figurar encabezando la lista. En uno de los formatos, se señala además la cantidad de proteínas, hidratos de carbono y grasas del alimento. El segundo formato indica no sólo la energía, las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas, sino también las grasas saturadas, la fibra y el sodio. Con todo, el problema está en el hecho de que las encuestas confirman que los consumidores no solemos leer las etiquetas de los alimentos, y la información nutricional no es utilizada para realizar una mejor elección de los productos. Las dificultades a la hora de comprender la información de las etiquetas y la manera en que se presentan han llevado a la Comisión Europea a proceder a una revisión de la Directiva relativa al etiquetado sobre propiedades nutritivas de los productos alimenticios. Confiemos en que de ello se derive una mejor y más efectiva información al consumidor, que le permita hacer elecciones saludables con conocimiento de causa.