Contratos puerta a puerta de electricidad y gas

Fin de los contratos puerta a puerta

La normativa de protección de los consumidores en relación con los suministros de electricidad y gas incluye la prohibición a las comercializadoras de electricidad y gas natural de realizar, a través de visitas a domicilio, acciones de publicidad o contratación de sus productos.

De este modo, ya no llamarán a nuestra puerta comerciales de tal o cual empresa proponiendo cambiar nuestro suministro a otra comercializadora, una práctica hasta ahora habitual que suponía para el usuario la necesidad de decidir sobre una oferta sin conocer realmente la situación del mercado, sin poder comparar para saber si las condiciones eran interesantes, y en muchas ocasiones, sin comprender el alcance de aquello que estaba contratando al aceptar sobre la marcha la propuesta de un vendedor que, a veces, ni siquiera se había identificado claramente. Sin embargo, está permitido el ofrecimiento y venta de estos contratos a domicilio cuando la visita haya sido expresamente solicitada por el consumidor. Para que la comercializadora energética pueda acreditar esa petición, el consumidor deberá por tanto firmar un documento en el que solicite que un comercial de la empresa acuda a su casa para explicarle la propuesta de contrato. Algo que no tiene nada de malo... siempre que seamos conscientes de lo que estamos firmando.