Cancelar una cuenta bancaria

Cómo cancelar correctamente una cuenta bancaria

La cancelación de una cuenta bancaria parece una tarea sencilla pero puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza si no se siguen los pasos adecuados, y el problema se acentúa si, además, se añaden gastos y comisiones.

Una cuenta se puede cancelar en cualquier momento, pero dependiendo de las condiciones señaladas en el contrato, puede existir un plazo de permanencia que, si no se cumple, supondrá gastos para el usuario; es el caso de los contratos que exigen permanencia activa durante un plazo determinado a cambio de algún regalo.

Si la entidad cobra periódicamente gastos por el mantenimiento de la cuenta, por ejemplo semestrales, y el usuario cancela en el segundo mes, debe abonar la parte proporcional que corresponda a esos dos meses. Si se hubiera pagado por adelantado, la entidad debe reembolsar la parte que corresponda al tiempo no transcurrido.

Efectuada la liquidación de gastos, la entidad debe entregar al titular de la cuenta el saldo a favor y el usuario ha de entregar al banco todos los medios de pago asociados a la misma, tales como tarjetas o talonarios de cheques.

Es importante comprobar que no queda ninguna operación pendiente de liquidar, como cargos correspondientes a tarjetas o recibos domiciliados. Antes de cerrar definitivamente la antigua cuenta, debemos confirmar que todos los recibos se cargan sin problema en la nueva.

Una vez seguros de que la cuenta se puede cerrar sin problemas, debemos dirigirnos al banco y ordenar su cancelación, teniendo presente que,si la cuenta tiene varios titulares, es necesario que todos ellos suscriban la solicitud. Realizado el trámite, la entidad habrá de entregar un justificante de la cancelación del contrato.

Recuerde que dejar una cuenta a cero no es lo mismo que cancelarla. Una cuenta sin fondos sigue activa, y lo único que conseguiremos con ello es que, transcurrido un tiempo, nos apliquen una comisión de mantenimiento que generará un descubierto en cuenta, con todos los gastos que esto supone.

Las normas de conducta sugeridas por el Banco de España señalan que los bancos no pueden imponer a sus clientes que las cuentas se cancelen en la misma sucursal en la que se abrieron. Algunos bancos permiten cerrar las cuentas directamente desde la página web o por teléfono; y otros exigen que el titular/titulares envíen una carta con sus datos junto con copia del DNI/NIF.

En cualquier caso, debemos conservar el justificante que acredite que la orden ha sido recibida por la entidad financiera.