Nuevos créditos

Créditos de unificación de deudas y créditos rápidos.

Es frecuente que algunas familias afronten mensualmente, además del pago de la hipoteca de la vivienda, otros muchos pagos como el préstamo del coche, algún crédito personal y las cuotas pendientes de las compras efectuadas con la tarjeta de crédito, lo que puede llegar a ahogar la economía familiar si no está debidamente planificada. En los últimos meses han proliferado productos financieros que reunifican todas las deudas y reducen el importe mensual del pago. ¿En que consiste este nuevo producto de aspecto tan atractivo? Esta fórmula consiste en ampliar el préstamo hipotecario existente o contratar uno nuevo para, con los fondos obtenidos, devolver anticipadamente los saldos pendientes del resto de los préstamos. De esta forma se pasa a pagar una única cuota, la del nuevo préstamo hipotecario, de importe mensual inferior a la suma de las pagadas anteriormente, pero con un plazo de amortización del crédito significativamente mayor. Estas operaciones tienen importantes gastos de tramitación: Comisiones por cancelación anticipada de los préstamos, gastos notariales, registrales, de gestoría etc. Por otra parte, la contratación de un nuevo crédito hipotecario conlleva gastos a los que, además de los ya indicados para la cancelación, habrá de añadir las comisiones de gestorías e intermediarios y una nueva tasación del inmueble que actuará como garantía del crédito. Estas ofertas de reunificación de deudas están siendo realizadas, en su mayoría, por empresas que no son entidades bancarias, por lo que debemos añadir a los gastos los correspondientes al servicio de intermediación. Para conocer si la empresa que ofrece el servicio de reunificación es una entidad bancaria, podemos consultas la relación de entidades inscritas en el Banco de España mediante la página www.bde.es. Para valorar la adecuación de la operación de reunificación de deudas, debemos informarnos de los gastos que acarreará la operación (cancelaciones y apertura), el interés que se aplicará en el nuevo crédito y el importe total de intereses pagados en la vida del mismo. No debe olvidar que, aunque el interés sea menor que el de los créditos al consumo, personales o tarjetas de crédito, el periodo de vigencia del crédito es alto, por lo que el importe total de los intereses pagados será muy superior al que ya teníamos. El cálculo del importe total del pago de los créditos actuales y el que resulte de la nueva fórmula propuesta, antes de decidirse a realizar un cambio, puede darnos muchas sorpresas inesperadas. ¡¡¡¡¡¡¡Su dinero en 24 horas!!!!!!!!!!!!! ¡¡¡¡¡Sin comisiones…TAE 22%!!!!! En los últimos años se están incrementando las ofertas de créditos personales que se caracterizan por reducir al mínimo los trámites y gestiones previas a su concesión, además de carecer de comisiones de apertura o estudio, lo que se traduce en una rápida contestación al usuario. En contraposición, su coste suele ser mucho mayor al de los créditos personales concedidos a clientes con referencias previas ya que cuentan con altos intereses, en muchos casos cercanos a la usura, además de requerir, en la mayor parte de ellos, la formalización de un seguro para cubrir el impago, compensando con ello los riesgos de las operaciones. Esta misma característica se refleja en las financiaciones mediante tarjetas de crédito. Además de las precauciones habituales que se deben tomar antes de solicitar cualquier crédito, ante este tipo de producto financiero debemos: - Comparar ofertas - Leer detenidamente las condiciones del contrato. - Planificar la situación financiera familiar para evitar posibles impagos. En todo caso debemos ser conscientes de que estos créditos aplican tipos de interés que pueden llegar a triplicar los ofrecidos por las entidades bancarias a sus clientes y, aunque en cómodos plazos, debemos hacer frente al pago del mismo y de los seguros asociados.