LA CABRERA. Cuadernos de arquitectura



4. EL HOY DE LA ARQUITECTURA POPULAR.
NUEVA ARQUITECTURA Y REHABILITACIÓN


Abandono de la arquitectura de paja. Pozos

Abandono e inadecuación. Manzaneda

La situación que hoy presenta la arquitectura popular cabreiresa, a comienzos del siglo XXI, se puede resumir en dos tendencias contradictorias básicas de carácter negativo, a las que se suma otra tercera que mantiene también una doble y contradictoria faz. Si comparamos el estado general de esta arquitectura con la situación que tenía hace veinte años, cuando visitamos y documentamos esta arquitectura, puede calificarse como inserta en un proceso de fortísima destrucción, donde el abandono de gran parte de sus ejemplares ha generado su ruina y degradación masiva por falta de uso y mantenimiento. Y por otro lado, existe una completa rotura de la nueva arquitectura que se viene construyendo en los últimos años, sobre todo en las principales poblaciones vinculadas con los procesos de extracción minera. En ellas se está utilizando modelos de vivienda unifamiliar aislada o en bloque, tipos distintos de los empleados en la arquitectura popular, con volúmenes, formas y materiales no integrados en los asentamientos populares. Las siluetas e imágenes de los núcleos hoy muestran cambios significativos, que antaño presentaban un aspecto de completa unidad, adaptados a las diferenciales características concretas de los asentamientos, incorporando nuevas volumetrías de mayor entidad y altura y especialmente modificaciones en las cubiertas que transforman el color y textura de las tradicionales..

Se puede indicar que la arquitectura de este territorio ofrece ejemplares, construidos hasta los años sesenta del siglo XX, que incorporando novedades arquitectónicas, como algunos revestimientos y rejuntados de las fábricas pétreas o las galerías acristaladas, ofrecen una transición y vinculación con los modelos populares anteriores, sin que exista una rotura formal con aquellos. Sin duda ejemplos como el ayuntamiento de Truchas, o los recientes bloques y viviendas unifamiliares de La Baña, con volúmenes y materiales inadecuados, así como otras actuaciones similares distribuidas por la gran mayoría de los núcleos comarcales, son buena muestra de la inadecuación de esta nueva arquitectura. Emplean cerramientos como el ladrillo visto, las cubiertas de teja de hormigón, onduladas metálicas o de fibrocemento, los chapados de piedra o metálicos, los cuerpos volados ciegos de ladrillo visto, con chapados de piedra o cerámicos, las carpinterías metálicas, de aluminio o de PVC, los revestimientos industriales, los canalones y bajantes de PVC o de aluminio, etc..

Mal ejemplo de arquitectura pública. Truchas

Pajares, cubiertas de fibrocemento. Cunas

A ello se suma las reformas parciales que están sufriendo la arquitectura popular, sustituyendo corredores de madera por otros de fábrica industrial con barandillas y escaleras en forjados de hormigón o metálicos, junto con la sustitución o el revestimiento inadecuado de fábricas pétreas, donde el revoco de cemento se hace presente. O la utilización de techos de chapa ondulada metálica o fibrocemento en sustitución de las cubiertas vegetales de edificaciones auxiliares, bien es cierto que en algunos casos es una solución inmediata y protectora de las armaduras antiguas de madera que se han conservado debajo.

Otro fenómeno reciente es la utilización de materiales procedentes de las canteras locales, como las fábricas pétreas que, en su corte industrial, ofrece un color y brillo completamente distinto a las de las fábricas tradicionales. O el uso de piezas de pizarra de corte regular industrializado, normalmente en forma de escamado, en cubiertas y revestimientos de paredes medianeras y algún corredor, resultando su textura regular y de menor espesor y tamaño y de color más oscuro que las tradicionales. Estas intervenciones se acercan al empleo de los materiales locales, aunque su tratamiento concreto no se ajusta desdiciendo del conjunto de la arquitectura comarcal.

26