LA CABRERA. Cuadernos de arquitectura



2. LOS TIPOS BÁSICOS ARQUITECTÓNICOS


Odollo

Sin embargo el modelo básico dominante es la casa con corredor o galería dotada de dos alturas, con cubierta de losa, sin que hallemos restos de modelos de casa de paja con dos alturas como ocurre en otros lugares de la montaña leonesa. Aunque frecuentemente pueda localizarse ejemplares de este modelo que disponen de parte de su organización en un solo nivel, al adaptarse al fuerte nivel que presentan la mayoría de los asentamientos, mostrando una planta superior de mayor desarrollo que la baja, creando accesos directamente desde el terreno a dicho nivel superior.

Este tipo evolucionado destina el nivel superior a las habitaciones y cocina, dejando la planta inferior para las cuadras, donde puede incorporarse la bodega especialmente en lugares de la Cabrera Baja. La galería o corredor se constituye como un elemento fundamental de la casa, además de cumplir la función de colector solar, puede servir de cuarto para dormir ampliando el reducido programa de la casa, o incluso albergar el horno incorporado junto a la cocina.

El corredor más habitual se establece agregado en paralelo al lado largo de la planta rectangular, normalmente orientado a la solana, aunque el condicionamiento del solar puede hacer que su disposición no siga dicha regla. Tampoco es infrecuente que se doble para recorrer más de una fachada, formando una unidad continua que abraza al volumen de la casa, llegando a volver a tres fachadas en algún ejemplar singular. O que aparezca de modo separado en más de una, sirviendo en uno de los casos como elemento de acceso conectado a la escalera exterior.

Trabazos

Algunos ejemplares singulares llegan a disponer los corredores en dos alturas, tanto en completa continuidad vertical, como ocurre en Noceda de Cabrera, como cortándose e interrumpiéndose parcialmente el inferior al adaptarse a la pendiente, como en un espectacular ejemplar de Forna o en Llamas de Cabrera. También hallamos esta disposición en soluciones de significativo desarrollo en variedades construidas a principios del siglo XX, localizadas en Pombriego y Odollo.

El corredor habitualmente se constituye con el vuelo de las vigas del forjado interior correspondiente, pudiéndose ayudar en su significativo vuelo de la ayuda de tornapuntas que refuerzan individualmente las vigas, apreciándose en ocasiones que dicha solución es un refuerzo realizado posteriormente. Menos habitual es la ayuda de pies derechos de madera, de carácter más o menos tosco, pudiendo acompañarse de otro pie derecho en línea apoyándose en la propia escalera de acceso, si existe aquella, como sujeción del tramo de cubierta que la protege. El apoyo vertical del corredor puede convertirse en elementos de fábrica, en forma de toscos pilastrones de mampostería, que permiten poder configurar un pórtico, en ocasiones convertido en un amplio espacio de protección donde se acoge el carro. O incluso llegar a configurarse como un generoso pasadizo sobre el espacio público de la calle, donde el uso privado se combina con la utilidad pública. O simplemente ser un refuerzo estructural, permitiendo configurar una pequeña protección que puede llegar a cerrarse con un muro bajo, creando un espacio delimitado abierto propio de la casa.

Villar del Monte

Junto a la variedad, que ofrece únicamente el corredor volado como aditamento del cuerpo de la casa, parece otra que conforma el corredor como espacio de acceso ayudado por la correspondiente escalera exterior o “patín”. Mientras la primera es más abundante en los núcleos bajos de la Cabrera Baja, particularmente en el concejo de Benuza, la segunda variedad se distribuye más homogéneamente por todo el territorio comarcal. La escalera se puede establecer como continuidad del corredor pegada a la misma fachada, protegida por el vuelo de la cubierta, empleando un pie derecho para su soporte, o bien puede doblarse constituyendo una L con su arranque ortogonal al corredor, pudiendo constituirse por completo en dicha posición ortogonal, cuando el corredor se dispone en un testero o es de escaso desarrollo la fachada de apoyo.

La disposición del corredor con escalera se puede complementar con otro aislado de aquél, en el mismo ejemplar de casa, ofreciéndose a dos fachadas distintas, organizándose también soluciones de corredor con patín desarrollado y doblándose como un elemento continuo en más de una fachada.

3