LA CABRERA. Cuadernos de arquitectura



6. RECOMENDACIONES SOBRE OBRAS DE NUEVA PLANTA


Bloque de viviendas. Castrohinojo

Chalets en espacios de huertas. Quintanilla de Losada

La cubierta se formará con losas de pizarra de tipo irregular, evitándose las de pizarra de corte industrial regular, material que se extenderá al remate de chimeneas y buhardillones. Estos últimos emplearán las modalidades tradicionales, tanto los elementos de carácter mínimo como los de mayor entidad dotados con cubierta a dos aguas y paredes laterales verticales, no permitiéndose los grandes buhardillones continuos que cambian completamente la pendiente del faldón. Excepcionalmente pueden usarse las cubiertas de cobre en elementos singulares, debiendo excluirse en todo caso el fibrocemento, que tiene a menudo una presencia no deseable en la comarca. Los aleros y cornisas dispondrán de organizaciones similares o paralelas a las tradicionales, siendo la solución más simple la de un perfil en fábrica lisa o constituido por hiladas de bocatejas voladas. Los buhardillones deberán disponerse con cubierta a dos aguas y de proporción vertical, no permitiéndose utilizar los de proporción horizontal y cubierta a un agua que abundan en las nuevas construcciones.

Las fachadas emplearán organizaciones compositivas parejas a las tradicionales, dominando los muros ciegos sobre los huecos. Estos últimos tendrán proporciones verticales, pudiendo emplear solanas o balcones, con disposiciones derivadas de las tradicionales. Se evitará en las peanas de balcones las disposiciones con grosores de forjado, empleando soluciones ligeras de cerrajería, o pudiendo incorporar miradores verticales de proporciones verticales. Desde luego también se puede emplear composiciones equilibradas jugando con el contraste de zonas amplias acristaladas, pero esta utilización moderna ha de ser controlada adecuadamente para no resultar impactante con el resto de la arquitectura tradicional.

Se evitará en ellas el empleo de fábricas de ladrillo visto, ni tampoco los chapados cerámicos o de piedra irregular. Se podía emplear fábricas revocadas, de tipo pétreo en forma de mampostería vista rejuntada con piezas de sillería de refuerzo en esquinazos, zócalo, incluso en formación de huecos. En las fábricas revocadas se seguirán los criterios de tratamiento y color recomendables en la rehabilitación.

Nueva casa. Encinedo

Formas y materiales inadecuados. Quintanilla de Yuso

Se emplearán preferentemente en los huecos de fachada carpinterías de madera, que para su protección se recomienda se pinte, evitando los barnizados brillantes sobre la madera natural, que si se barniza habría de dotarse de un tintado que les dote de un color natural envejecido para evitar los tratamientos excesivamente brillantes de las carpinterías nuevas barnizadas. Se evitarán las carpinterías de aluminio anodizado y de pvc, así como aquellas otras que por sus tamaños y secciones sean excesivamente diferentes a las tradicionales de madera. Debería prestarse atención a las puertas evitando los modelos habituales de puertas castellanas prefabricadas por sus escasas y limitadas secciones y molduraciones. Se recomienda emplear soluciones entabladas o encasetonadas simplificadas si no se quieren reproducir los puros modelos tradicionales. Evitar las soluciones de persianas exteriores de aluminio y pvc, se recomienda para su obscurecimiento el empleo de contraventanas interiores de madera, o en todo caso exteriores y en los balcones volados, los fraileros móviles de madera.

Empléense soluciones de rejas y cerrajerías derivados de las tradicionales a los que hemos hecho referencia en la rehabilitación, que se pueden simplificar en soluciones de pletinas y redondos industriales.

Otras recomendaciones son la colocación de sistemas de ahorro energético en las nuevas construcciones, tanto de tipo pasivo, con los consiguientes aislamientos térmicos en fachadas, suelos y cubiertas. Se recomienda la instalación de calefacción con calderas mixtas que puedan emplear combustible de biomasa, al existir abundante material vegetal autóctono procedente del monte. También puede emplearse sistemas solares energéticos con carácter complementario a aquella, debiéndose integrar adecuadamente en las cubiertas o espacios libres los paneles solares para agua caliente y calefacción, así como los fotovoltaicos destinados a la producción eléctrica, siendo claramente recomendables los primeros como sistema de ahorro energético en la edificación junto con el primer sistema de calefacción, integrándose dichos sistemas en la edificación como parte básica de sus instalaciones.

36