Valles Occidentales. Cuadernos de Arquitectura



3.MATERIALES, SISTEMAS Y ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS

3.7. HÓRREOS, POZOS, CIERRES Y SUELOS DE CORRALES


Hórreo con cubierta de paja. Torrestío

Panera. Villarino del Sil

Destacan en el territorio de los Valles Occidentales la presencia de ciertas piezas arquitectónicas que forman parte del programa de la casa, que por su especial importancia, hemos querido incluir dedicar un breve análisis, al ser objeto habitual de rehabilitación junto a aquella. Nos referimos a los hórreos, presentes en Alto Sil, Laciana y Babia, a los pozos que tiene especial importancia en Omaña, y por último a los cierres de cercas de la propia casa, dado la entidad de los corrales o espacios libres a ella incorporados, así como al tratamiento de los suelos de los mismos.

Los hórreos existentes en el territorio son tipo asturiano, de planta cuadrada, apoyos en cuatro pies o pegollos y cubierta a cuatro aguas, de losa, paja o teja, con ejemplares con la cubierta vegetal en Caboalles de Arriba, Lumajo, Rabanal de Arriba, Sosas de Laciana y Villager de Laciana, siendo todas ellas de paja de centeno, aunque en el de Rabanal de Arriba también se usa la escoba en su formación. La teja se centra en la mitad oriental de Babia, en lugares como Torrebarrio y Torrestío.

Se pueden señalar como variaciones algunos ejemplares singulares, como el de planta trapezoidal de Villager de Laciana, dotado de tres pegollos en los lados más largos, o con cubierta a tres aguas en Robles de Laciana, o los de dos aguas en Robles de Laciana y Lago de Babia. A ellos cabe sumar los hórreos de planta rectangular, también incluidos en la denominación de panera, donde aumentan el número de pegollos a tres en los lados más largos, conservando la cubierta a cuatro aguas en vértice, en lugares como Caboalles de Arriba, Palacios del Sil, incluso con una pequeña cumbrera horizontal, como en Caboalles de Abajo, Piedrafita de Babia, Torrebarrio, Torrestío. Conformándose con corredores, en un lado, como en Torrestío, en dos, como en Palacios del Sil, en los cuatro, en forma de las clásicas paneras, como en Caboalles de Abajo, Lumajo, Torrestío y Villarino del Sil. En estas últimas el ejemplo de Lumajo se cierra completamente con tabla, cierre parcial que se compagina con el balcón de balaustres en Caboalles de Abajo, mientras el de Villarino del Sil se singulariza por servir de coronación a una edificación de dos alturas, cerrando parte de los petos de los corredores con tabla dispuesta verticalmente. Singularmente podemos reseñar un hórreo de fábrica pétrea en Lago de Babia, perteneciente a una casona blasonada, con cubierta a dos aguas, cuerpo inferior cerrado de piedra destinado a almacén, separado del cuerpo del granero por una imposta continua pétrea tallada, dotada de generoso vuelo, abriéndose en el testero un hueco de palomar establecido en el bajo cubierta, recordando modelos navarros y gallegos evolucionados.

Fresquera de hórreo. Rioscuro

Escalera de hórreo. Orallo

Los pegollos o pies se pueden realizar en fábrica de mampostería con forma troncocónica ligeramente abombada, en ejemplos de Caboalles de Arriba, Cuevas del Sil, El Villar de Santiago, Orallo, Rabanal de Arriba, Sosas de Laciana, Susañe del Sil y Villager de Laciana. En piezas pétreas monolíticas no talladas, a veces de gran altura, como en Robles de Laciana, o de tamaños menores, en ejemplos de Lumajo, Ríoscuro o Villaseca de Laciana, en piezas tallada en forma cilíndrica ligeramente abombada, como en Palacios del Sil, o en forma tronco piramidal, de proporciones esbeltas o de pequeño tamaño, que puede biselar sus esquinas dejándolas vivas en remates inferior y superior, presente en muchos ejemplos de Laciana o Babia. También se realizan en piezas de madera de pequeña altura, localizados en lugares del Alto Sil como Palacios del Sil, bien en forma de rollizo ligeramente tallado, bien en forma escuadrada, adelgazando según ascienden e incluso creando esquinas achaflanadas. En algún ejemplo de panera los pegollos desaparecen, como en Villarino del Sil, apoyándose directamente las vigas con su amplio vuelo sobre el muro, dotado de una línea de losas voladas, que hacen de rueda.

Las ruedas o muelas se dotan más habitualmente de forma redonda, tanto en finas losas, como en piezas más gruesas de caliza labrada, aunque tampoco faltan piezas cuadradas de este último material, como en Torrebarrio y Torrestío, empleando un taco para apoyo de las vigas trabes. Las ruedas labradas con forma redonda, pueden adoptar un perfil ligeramente abombado, para evitar su rotura al apoyar puntualmente las trabes sobre ellas, hallando dicha solución en ejemplos de Babia y Laciana. Las trabes suelen presentar una cabeza cortada verticalmente, aunque en ocasiones se dispone a cuarto de bocel, como en Caboalles de Abajo, Caboalles de Arriba, Lumajo, Sosas de Laciana y Torrestío, pudiéndose duplicar en altura, como en Palacios del Sil y Torrestío. Sin embargo es más frecuente que las cabezas de las vigas superiores o liños se abocelen, con una ligera molduración, incluso redondeando dicha cabeza moldurada, como en Torrestío.

32