La Diputación invierte cerca de 600.000 euros en mejorar el Camino de Santiago en la provincia

10/03/2023

Momento de la rueda de prensa.

Las actuaciones, divididas en tres partes, consisten en adecuar y reparar el firme desde Sahagún hasta el límite con Galicia / La Asociación de Amigos del Camino de Santiago Pulchra Leonina cifra en más de 33.000 los peregrinos de 2022 que pasaron por León

La Diputación de León tiene en marcha las obras para adecuar y reparar el firme del Camino de Santiago en todo su recorrido por la provincia. Las actuaciones, divididas en tres partes, afectan al trazado del Camino Francés desde Sahagún a La Laguna, en el límite del Bierzo con Galicia. La inversión conjunta alcanza los 576.995 euros y los trabajos, iniciados hace aproximadamente tres semanas, deberán estar concluidos antes del próximo 31 de marzo.

La primera etapa está dividida en tres tramos (Sahagún-El Burgo Ranero, El Burgo Ranero-Mansilla de las Mulas y Mansilla de las Mulas-León) en los que se invertirán 232.564 euros. En tres tramos están divididas también las obras de la segunda etapa: León-Villadangos, Villadangos-Astorga y Astorga-Rabanal del Camino, adjudicadas en 164.046 euros. La tercera etapa, ya en la comarca del Bierzo, y dividida en los tramos Rabanal del Camino-Ponferrada, Ponferrada-Villafranca del Bierzo y Villafranca del Bierzo-La Laguna, recibe un desembolso de 180.343, del que por el momento se excluye el tramo de Foncebadón, que dadas sus peculiaridades orográficas exigiría de una actuación específica.

Estas obras se complementarán con un cuarto apartado, dotado con 140.000 euros, orientado a mejorar la seguridad y la señalización en todas las etapas del Camino de Santiago Francés a su paso por la provincia. El proceso de adjudicación continúa abierto, una vez la primera licitación ha quedado desierta.
El diputado de Turismo, Nicanor Sen, ha visitado esta semana las obras que se ejecutan entre Mansilla de las Mulas y León. Estas inversiones se enmarcan dentro del compromiso de la Diputación de León con el Camino de Santiago, al que se ha referido como “una de las señas de identidad de nuestra provincia y uno de nuestros principales recursos turísticos”.

A este respecto, el también vicepresidente de la institución provincial ha recordado que desde el año 2020, la Diputación subvenciona que los ayuntamientos por los que pasa el Camino Francés, el más transitado y reconocido como Patrimonio Mundial por la Unesco, contraten personal.

224.000 euros para la contratación de personal


El trayecto se ha dividido en 16 tramos para cubrir las tres variantes de esta Ruta Jacobea. Gracias a la coordinación entre los 33 ayuntamientos implicados, la Diputación financia la contratación de una persona para cada tramo, que atiende las necesidades de información y de primeros auxilios de los peregrinos. Estos contratos permiten también llevar a cabo labores de mantenimiento como desbroces, limpieza del camino y reparación de señales o pequeños baches. La institución provincial destina 224.000 euros para contratos que tengan, al menos, cinco meses de duración.

De forma complementaria, se les dota de bicicletas eléctricas para facilitar sus desplazamientos por el recorrido de su competencia y del equipamiento y vestimenta necesarios para desarrollar el trabajo.

Informe anual de Pulchra Leonina


El diputado de Turismo ha realizado este repaso a las distintas actuaciones que la Diputación de León tiene en marcha en el Camino a Santiago durante la presentación, este viernes, en la sede de la institución provincial, del informe anual de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Pulchra Leonina, que ha cifrado en más de 33.000, los peregrinos que en 2022 pasaron por los albergues de León capital, dato que hacen extrapolable al resto de la provincia.

Según los datos aportados por el presidente y el vicepresidente de la asociación, Anselmo Reguera y José Buzzi, en 2022 se duplicaron las cifras del año anterior, pero están aún por debajo de las previas a la pandemia (50.000). Sin embargo, han advertido que se aprecia un número creciente de peregrinos que eligen otros alojamientos y no pasan por los albergues, por lo que no pueden contabilizarse, y que han cifrado en un 10%.