Dos muestras devuelven la actividad a los espacios expositivos de la Diputación de León

04/09/2020

Momento de la presentación.

La Sala Provincia exhibe la reflexión de Antonio Guerra en torno a la naturaleza leonesa / El Centro Leonés de Arte ilumina el legado de las mujeres presas en las cárceles franquistas a través de la muestra ‘Papillons’ / El diputado de Cultura, Pablo López Presa, anuncia que el ILC comenzará a abrir en horario continuo de mañana y tarde en los próximos días

El Instituto Leonés de Cultura (ILC) de la Diputación de León recupera la actividad en sus espacios expositivos con dos muestras que se inauguran estos días y que, este viernes, han sido presentadas por el diputado de Cultura, Arte y Patrimonio, Pablo López Presa. El también vicepresidente del ILC manifestó que “lo que más necesita la cultura en estos momento de incertidumbre es tenacidad, constancia y una cierta dosis de valentía a la hora de programar actividades”. López Presa añadió que el Edificio Fierro y el Centro Leonés de Arte “tienen que convertirse en verdaderos centros culturales” y anunció que en los próximos días el ILC comenzará a abrir en horario continuo de mañana y tarde, lo que incluye la Biblioteca y las exposiciones. “Queremos que estén llenas de gente desde por la mañana hasta última hora de la tarde para que éste sea un lugar de encuentro para los ciudadanos”, señaló.

La Sala Provincia, ubicada en la sede del Instituto Leonés de Cultura (Puerta de la Reina, 1), vuelve a retomar su actividad como espacio ineludible para la exhibición artística con ‚Horizonte de sucesos’, una amplia muestra en la que el artista zamorano Antonio Guerra reflexiona sobre la relación -casi nunca exenta de tensiones- entre el hombre y la naturaleza.

‚Horizonte de sucesos’ reúne obras pertenecientes a los proyectos ‚Ver de acción’ (2013-2016) y ‚Comportamiento para un simulacro’ (2017-2019), iniciativas vinculadas en ambos casos al territorio natural leonés, donde Antonio Guerra ha desarrollado gran parte de su trabajo. Los comisarios de la muestra han sido Luis García, director del Departamento de Arte y Exposiciones del ILC, y el propio Antonio Guerra.

En ‚Horizonte de sucesos’ la estructura de lo real aparece permanentemente cuestionada, pues el autor reflexiona sobre los modelos de construcción del paisaje contemporáneo y sus procesos de transformación. Sus obras, en concreto, analizan los límites entre lo natural y lo cultural para establecer una relación de tensión entre contrarios: la realidad frente a su doble, lo corpóreo frente a lo efímero, la razón frente a la emoción…Relatos que transforman la visión del entorno, generando un nuevo paisaje que reinterpreta la relación entre el hombre y la naturaleza.

La exposición podrá verse durante los meses de septiembre y octubre con el siguiente horario: de martes a viernes de 18.00 a 21.00 horas, sábados de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas, y domingos y festivos de 11.00 a 14.00 horas.   

‚Papillons. La palabra no dicha’

Por otra parte, con el subtítulo de ‚La palabra no dicha’ -frase de la reconocida filósofa María Zambrano-, el Centro Leonés de Arte (CLA) abre este sábado al público su exposición ‚Papillons’, donde las artistas Lidia Martín Merino y Eugenia Navajo recuperan la experiencia y el legado de la mujeres republicanas presas en las cárceles franquistas por medio de intervenciones artísticas, recreaciones de mobiliario y de objetos de uso común, documentos alusivos a la época y un singular montaje audiovisual.

La instalación se articula a través de dos ejes: la sistematización del sufrimiento y de la moral más perversa contra estas personas por su doble condición femenina y republicana, y la cosificación de las mujeres a través de la evocación de las investigaciones científicas de Antonio Vallejo Nájera. Las autoras de la muestra revelan cómo las autoridades de la época llegaron a clasificar a las mujeres republicanas como “entes femeninos” carentes de la capacidad para pensar, y por lo tanto, para luchar, y se las definió expresamente como “las putas de los rojos”.

Las artistas hacen ver al espectador que el silencio fue el causante de la “banalidad del mal”, “que tanto daño produjo en la sociedad española, tanta falta de memoria y tanto perjuicio en la identidad humana”. “Los modelos que ofrecemos al público de una manera artística están basados en reconocer, en dejarse impregnar de significados que se orientan en su epistemología, bordados sobre puntillas todas ellas realizadas por manos femeninas”, explican. De este modo, uno de los objetivos del proyecto es descubrir los mecanismos de la humillación y del miedo, así como la necesidad de recordar. “Con términos como Guerra de España, Mujer, Violación, Prisión, Hambre, Miseria, Menstruación, Menopausia, Cultura, Ciencia, Experimento Genético y algunas otras, definimos el terror de ser mujer republicana dentro de las cárceles franquistas. Cada palabra es la síntesis de una idea y se encuentra apoyada con elementos que refuerzan su sentido, materiales que muestran el desgarro de cada significado, la diferencia de un cuerpo de mujer en la cárcel”.

Además, y por medio de la proyección de un cortometraje de cinco minutos, basado en unas entrevistas a mujeres presas en los años 40, las imágenes poéticas que construyen el audiovisual se imprimen de un carácter subjetivo. La voz de Queipo de Llano invitando a los soldados franquistas, de forma subliminal, a la violación de las ‚rojas’, persiste en la memoria del público que recorre la exposición. Por otro lado, Antonio Vallejo Nájera aparece como personaje implícito en la historia de la ciencia fascista de regeneración genética, la eugenesia, que borra a la mujer de la parte que le corresponde en la sociedad: «A la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella», aseguran las autoras.

“Papillons. La palabra no dicha” es un proyecto dirigido por Lidia Martín Merino con escenografía de Eugenia Navajo. Su producción ha corrido a cargo de La Jetée Films y el montaje audiovisual es de Bastián Sinsé, mientras que los bordados corresponden a Bulgarcita (África Bayón). Además, en él colaboran las universidades francesas Champollion, de Albi, y Jean Jaurès, de Toulouse.

La exposición podrá verse en el Centro Leonés de Arte (CLA) del Instituto Leonés de Cultura (avenida Independencia, 18) durante los meses de septiembre y octubre, de martes de viernes de 18.00 a 21.00 horas, sábados de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00 horas, domingos y festivos de 11.00 a 14.00 horas.