La Diputación invierte más de un millón de euros en ensanchar la carretera de Villaverde de Arriba y en mejorar el drenaje de otras cinco vías

19/02/2022

La Diputación invierte más de un millón de euros en ensanchar la carretera de Villaverde de Arriba y en mejorar el drenaje de otras cinco vías.

La ampliación y mejora del tramo de casi dos kilómetros entre Villaverde y Palacio de Torío ha contado con una inversión de 583.547,87 euros / La institución provincial ha destinado 456.217,60 euros a acondicionar la plataforma y mejorar el drenaje de cinco carreteras de la zona oriental

El servicio de Infraestructuras de la Diputación de León que encabeza el diputado Luis Alberto Arias ha recepcionado los trabajos acometidos en la carretera LE-5607 que conecta las localidades de Villaverde de Arriba y Palacio de Torío, ambas en el término municipal de Garrafe de Torío.

La intervención ha supuesto una inversión por parte de la institución provincial de 583.547,87 euros y ha afectado a un tramo de 1.985 metros. Las obras han consistido en la ampliación de la plataforma de los cinco metros de pavimento asfáltico que había a los ocho actuales, más sendas bermas laterales de zahorra. Además, se ha mejorado el drenaje longitudinal y transversal de la carretera y se ha renovado la señalización, tanto horizontal como vertical.

Mejora del drenaje de cinco carreteras

Por otra parte, la Diputación de León ha culminado los trabajos de acondicionamiento de plataforma y mejora del drenaje en otras cinco carreteras de la zona oriental de la provincia. En concreto, se ha actuado en la LE-2703, de Portilla de la Reina (N-621) a Posada de Valdeón; la LE-2713, desde la N-625 a Casasuertes; la LE-3706, de la N-621 a la Velilla de Valdoré, por Valdoré; la LE-3707, desde Las Salas (N-621) a Lois, por Salamón, y la LE-4407, de Pandorado (LE-493) a Salce, por Arienza.

En total, se ha intervenido en 9,6 kilómetros de la red provincial de carreteras con actuaciones similares consistentes en la sustitución de la cuneta por una rígola de hormigón, con la doble función de elemento de drenaje y como ensanche puntual de calzada. Para ello, se cajeó y afirmó la explanada de estos tramos con suelo seleccionado y zahorra, dependiendo del terreno. Posteriormente, se ejecutó la rígola, con bordillo, hormigonada contra la roca directamente o como cuneta revestida, según el tramo en cuestión. Esta rígola posee distintos anchos en función de las características de cada carretera.