La Diputación invierte 326.700 euros en reparar el hundimiento de la carretera de Panderrueda y ensanchar la de Retuerto

01/10/2020

Obra de reparación del hundimiento de la carretera de Pandetrave.

El agua embalsada en la carretera del Puerto del Pontón a Posada de Valdeón hacía temer un deslizamiento del terraplén / Una inversión de 146.000 euros ha permitido ampliar en un metro la calzada y mejorar el firme de la LE-2712

La Diputación de León ha recibido este jueves dos obras en sendas carreteras de la zona de Picos de Europa en las que han invertido un total de 326.703,01 euros. El diputado de Infraestructuras, Luis Alberto Arias, acompañado de los técnicos de la institución provincial, de representantes de los municipios y del diputado de la zona, Nicanor Sen, ha comprobado el resultado de estos trabajos que han permitido devolver la seguridad a la carretera de Panderrueda, donde se había hundido una obra de drenaje haciendo temer el deslizamiento de todo un terraplén, así como ensanchar y mejorar el firme de la vía que une la N-625 con la localidad de Retuerto, en el municipio de Burón.

La obra acometida en la LE-2711, que enlaza el Puerto del Pontón con Posada de Valdeón, en el Parque Nacional de Picos de Europa, ha contado con un presupuesto de 180.656,91 euros. Concretamente en el punto kilométrico 7,410 se había hundido una obra de drenaje transversal en la cuenca del arroyo Raicedo, cuya agua se estaba embalsando y empujaba la plataforma de la carretera provincial haciendo un ‚efecto presa’ y favoreciendo que en cualquier momento se deslizase todo el terraplén. De este modo, la obra de drenaje ha sido sustituida por otra de nueva fábrica y mayor tamaño que permita evacuar correctamente el agua. Posteriormente, se reconstruía el terraplén y se colocaban barreras de seguridad en ambas márgenes.

La otra obra, en la carretera LE-2712, de la N-625 a Retuerto, en el municipio de Burón, enmarcado en el Parque Regional Montaña de Riaño y Mampodre, recibía una inversión de 146.046,10 euros que ha permitido ensanchar y mejorar el firme de la misma. Los trabajos han permitido que la calzada pase de los 3,30 metros de anchura que tenía a los 4,30 actuales más medio metro de rigola de hormigón en determinados tramos. Además, se ha renovado el firme y se han sustituido la señalización vertical y las marcas viales. Del mismo modo, en los tramos donde existe desnivel entre la rasante y el terreno, se ha colocado barrera de seguridad de tipo bionda.