Fondo Social Europeo 2019

¿QUÉ ES EL Fondo social europeo -FSE-?

 

El FSE es el principal instrumento con el que Europa apoya la creación de empleo, ayuda a las personas a conseguir mejores puestos de trabajo y garantiza oportunidades laborales más justas para todos los ciudadanos de la UE. Para ello, el FSE invierte en capital humano europeo: trabajadores, jóvenes y todas aquellas personas que buscan empleo.

El FSE no es una agencia de empleo y no publica ofertas de trabajo. Lo que sí hace es financiar decenas de miles de proyectos relacionados con el empleo a escala local, regional y nacional en toda Europa: desde pequeños proyectos llevados a cabo por organizaciones de barrio para ayudar a personas con discapacidad a encontrar un trabajo adecuado, hasta proyectos nacionales para promover la formación profesional en el conjunto de la población.

Los proyectos del FSE son extraordinariamente variados en cuanto a naturaleza, magnitud y objetivos, y se dirigen a una amplia variedad de grupos. Hay proyectos dirigidos a sistemas educativos, profesorado y niños en edad escolar; a solicitantes de empleo jóvenes y de edad avanzada, y a emprendedores en potencia con todo tipo de antecedentes personales. Las personas son el eje del FSE.

El FSE financia iniciativas en toda la UE para mejorar la educación y la formación y para garantizar que los jóvenes completen su ciclo formativo y obtengan habilidades que les hagan ser más competitivos en el mercado laboral. En este sentido, la principal prioridad consiste en reducir la tasa de abandono escolar, además de mejorar las oportunidades de formación profesional y enseñanza superior.

Diversos programas y proyectos del FSE ayudan a mejorar el rendimiento en todo el sector educativo, empezando por las guarderías, pasando por los colegios y las universidades, hasta llegar a la enseñanza permanente y los sistemas de formación profesional.

El apoyo del FSE a la educación abarca una gran variedad de actividades. Se están implantando nuevos planes de estudio escolares para ofrecer a los jóvenes un mejor comienzo en la vida, y los profesores están recibiendo formación para mejorar su rendimiento. Los estudiantes están aprendiendo, además de educación general, habilidades que les ayuden a elegir las carreras que deseen y a conseguir los empleos que demanda la sociedad.

Además de reforzar los sistemas educativos, muchos proyectos se centran en reducir el abandono escolar prematuro y hacer que los jóvenes obtengan habilidades y cualificaciones apropiadas; especialmente entre los grupos vulnerables, como las minorías y los descendientes de inmigrantes. Otros se aseguran de que los trabajadores y quienes buscan empleo participen en las oportunidades de aprendizaje permanente para mantener actualizadas sus habilidades y cualificaciones, por más que evolucionen las necesidades de las industrias y la economía.